Gójar y Dílar: un mismo destino

Nuestros municipios de Gójar y Dílar han elegido el modelo más rápido para hacer caja: el ladrillo especulativo. Pero si observamos los Ayuntamientos que optaron, en su día, por este modelo encontramos que la mayoría están en banca rota total, con déficit de decenas de millones de euros. Con todo esto, Gójar pretende salir de su bancarrota de 8 millones de euros; Dílar, por su parte, parece que quiere empezar a probar la misma medicina.

La aprobación del POI Coto de Macairena, una macrourbanización con 2.550 viviendas, un campo de golf de 9 hoyos ampliable a 18 hoyos, dos hoteles, un ecoparque, va a hipotecar a los dos Ayuntamientos. No entendemos que se apueste por este modelo urbanizador teniendo tantos ejemplos nefastos de este tipo dislocado de urbanismo especulativo a nuestro alrededor: con urbanizaciones como Cañada de los Fenicios y otras deshabitadas casi por completo; macrourbanizaciones con campo de golf que son un puro desastre tanto ambiental como ecológico, sobre todo para los Ayuntamientos que dieron sus licencias, como Atarfe con Medina Elvira con campo de golf y mil viviendas, Santa Clara en Otura con mil cien viviendas y los Cosarios en las Gabias, todos con grandísimas deudas.

Aunque en un principio pueda parecer que fomenta el empleo (de forma irregular, temporal y en precario), a medio y largo plazo lo único que va a generar son deudas en los Ayuntamientos. Veremos aumentar la población en unos 10.000 habitantes si se llegan a ocupar dichas viviendas. No sabemos si éstos se empadronarán o si harán vida en el pueblo, pero los Ayuntamientos de Dílar y Gójar sí tendrán que hacerse cargo del mantenimiento de la macrourbanización y prestarle todos los servicios municipales (servicios de basura, agua, limpieza de calles, jardines, alumbrado público, colegios, centros de salud, depuración de aguas residuales, arreglo de infraestructuras, etc.). Ello también conlleva un aumento importante de las plantillas de los Ayuntamientos , que no sabemos con qué dinero se va a pagar, dado el estado de endeudamiento de los Ayuntamientos, Autonomías y del propio Estado.

Este proyecto especulador viene apoyado y fomentado desde la Junta de Andalucía y los Ayuntamientos de Gójar y Dílar. Aun así, es un proyecto lleno de irregularidades:

  • No respeta el medio ambiente, estando planificado dentro de ecosistemas protegidos.

  • Sus recursos hídricos para abastecimiento provendrían del acuífero de la Peza – Padul . El POI y su campo de golf tienen prioridad respecto de Gójar y Dílar en relación al uso del agua.

  • Contaminará acuíferos, el río Dílar, y la Acequie de Gójar y sus ramales con el vertido de sus aguas residuales.

  • Para conectar con la autovía trazarán un vial por las vegas de Gójar y Ogíjares (zonas protegidas).

  • Se creará un problema de regadío en el resto de la vega.

  • El informe de incidencia territorial es negativo y declara al POI inviable (aunque no es vinculante).

¿Para qué, entonces, tantas leyes ambientales y de protección si quien las hace, y supuestamente las vigila y las sanciona, además de no hacerlas cumplir, guía a los promotores para evitarlas?. El ciudadano va a pagar las consecuencias económicas, sociales y ambientales, y el especulador financiero se va a ir con las alforjas llenas: 180 millones de euros (beneficio estimado). Por su parte, las Administraciones colaboran como guías de los equipos redactores, con abogados (con una tarifa de 3’7 millones de euros de honorarios), con técnicos, y políticos sin escrúpulos y con falta de visión de futuro.

Si un político honrado y honesto se encuentra con un mal proyecto, lo que debe hacer el político es comunicar al pueblo las consecuencias de éste, y que sea el pueblo quien decida.

Todo el proceso de tramitación de este plan ha sido un auténtico despropósito (incluso han obviado y/o negado a la ciudadanía su participación no sacando a exposición pública el POI cuando había sufrido modificaciones muy importantes). Los abogados de los 3’7 millones de euros redactaron el informe sobre el que, por medio de algún arte oculto, todos acabaron por apoyarlo en los Ayuntamientos de Dílar y Gójar (PP, PSOE e IU), y la Junta de Andalucía (PSOE) mediante Orden de la Consejería de Obras Públicas y Vivienda.

Unos dirán que lo han aprobado por responsabilidad; otros, que por imposición; y otros no dirán nada. Pero hay que tener en cuenta también el asunto de las elecciones de marzo. Unos dirán que creará empleo; otros, que es el menos malo; y otros, incluso, nos dirán que lo sienten. Pero los que realmente lo van a sentir, los que van a pagar la aprobación de este plan arbitrario, oscurantista, y lleno de ilegalidades manifiestas que van a llevar a la bancarrota a sus Ayuntamientos, somos los vecinos de Gójar y Dílar. Dílar y Gójar no lo merecen.

SI QUIERES A TU PUEBLO, REBÉLATE Y LUCHA

POR SU FUTURO, POR TU FUTURO.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s